Crear o hundirse: cómo los programas de reconocimiento pueden y deben fomentar la innovación

Escrito por: Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos

Crear o hundirse cómo los programas de reconocimiento pueden y deben fomentar la innovación

Hoy en día, las empresas que dan lugar a la innovación siguen adelante, dejando atrás a aquellas que no logran triunfar en la lucha por sobrevivir. ¿Cómo pueden los empleadores fomentar el entorno creativo necesario para crecer?

El papel de la innovación en el lugar de trabajo nunca fue tan fundamental como lo es ahora. A medida que el desarrollo tecnológico cambia la forma en que vivimos y trabajamos, las empresas que fomentan una cultura de la creatividad siguen adelante, mientras que aquellas que no logran aprovechar el potencial de su personal tendrán dificultades para sobrevivir. El simple hecho de incentivar la innovación puede parecer bastante fácil, pero la clave para el crecimiento sostenido radica en fomentar un entorno dinámico, en el que se dé a los colaboradores el espacio para crear y donde las ideas valiosas sean aprovechadas. ¿Cómo pueden los empleadores lograr este objetivo? 

La importancia de la flexibilidad

El primer punto a tener en cuenta es que la inflexibilidad ya no es una opción válida. Los gigantes de Silicon Valley han entendido que el desarrollo de ideas inteligentes requiere espacio. La muy elogiada iniciativa "20% de tiempo" de Google, que anima a los ingenieros a dedicar el 20% de su tiempo a desarrollar sus propias ideas, ha llevado a la creación de productos de gran éxito como AdSense y Gmail. El esquema InCubator de LinkedIn funciona basándose en un principio similar, dando a los desarrolladores la oportunidad de lanzar grandes ideas al personal ejecutivo, mientras que Apple implementó "Blue Sky", que permite que algunos colaboradores pasen dos semanas al año ocupándose en proyectos personales.

La necesidad de compromiso

Como es de esperar, es poco probable que el personal se dedique a innovar si no se siente comprometido con su organización. Un estudio realizado por Krueger y Killham en 2007 y publicado por el Gallup Management Journal arrojó que el 59% de los colaboradores comprometidos dijo que su trabajo "hace surgir sus ideas más creativas", mientras que solo el 3% de los colaboradores que no se consideraban comprometidos con su organización dijo lo mismo.

Recompensas y reconocimiento creativos

Cuando se trata de reconocimiento, las recompensas financieras constituyen solo una parte de la historia, mientras que muchas empresas han aprovechado otras estrategias eficaces de motivación con mucho éxito. Por ejemplo, para fomentar la innovación, 3M se basa principalmente en el reconocimiento de pares a través de su "Premio del Círculo Técnico de Excelencia". Este consiste en brindar a los innovadores excepcionales, que han sido seleccionados por sus compañeros de trabajo, un viaje al lugar de retiro de la empresa en Minnesota. El Banco Mundial también ha creado con éxito una cultura en la que se valora la innovación, ofreciendo incentivos extrínsecos, tanto al personal como a otras organizaciones, por proponer soluciones creativas para abordar la pobreza. Además, también desarrolla"ferias de conocimiento", con la intención de fomentar la curiosidad y la colaboración.

Para las organizaciones que implementan las mejores prácticas, como la NASA y Millennium Pharmaceuticals, la elección del momento oportuno es clave. Por ejemplo, un proyecto, trátese de exploración espacial o del lanzamiento de un medicamento al mercado, puede tomar décadas, por lo que, para estas organizaciones, es importante reconocer a sus expertos en el momento de su realización. 

Para L'Oréal USA, la diversidad y la inclusión en la fuerza laboral se consideran factores necesarios para fomentar la creatividad, formando, incluso, parte de su fórmula de gestión de la diversidad: Diversidad + Inclusión = Innovación + Éxito. Esta ideología llega a muchas funciones de la empresa, desde la contratación y las ventas hasta su participación en la comunidad.

Actualmente, no hay una única manera de reconocer y recompensar la innovación. Sin embargo, los empleadores deben ser creativos y utilizar toda una gama de incentivos, al tiempo que su oferta de recursos humanos también debe producir un ambiente que facilite la innovación creando el espacio propicio, alentando la participación en la empresa y fomentando la diversidad.

Esto no es un proceso demagógico, de hecho, según la Dra. Gita Bajaj, profesor de Recursos Humanos y Comunicación en el Instituto de Tecnología de Gestión de Dubái, la creatividad constante de los colaboradores solo se puede lograr si hay una cultura de arriba hacia abajo que la aliente.

La Dra. Bajaj ha co-escrito un libro (Jyotsna Bhatnagar, Gita Bajaj, Somnath Ghosh, Innovations in People Management: Cases in Organizational Behaviour, HR and Comunication, Mac Millan Editions, 2013) sobre el tema de la innovación en la gestión de personas.

Aquí, ella comparte su conocimiento experto:

¿Las empresas sufren de falta de innovación?

Nunca ha habido un mejor momento para innovar: tenemos tecnología que ha cambiado completamente todo en nuestra vida, tenemos acceso a información que nunca antes había estado al alcance de la mano. Sin embargo, si bien empresas como Google y Amazon llevan la delantera, hay un gran número de empresas que no logran innovar. Muchos piensan que a ellos no les va a suceder y se dedican a la ganancia a corto plazo, maximizando su valor para los accionistas a través de las acciones, lo que conduce a una situación ciega en la que no se considera el largo plazo. Hay muchos ejemplos de empresas que han sufrido enormes pérdidas por no despertar a las nuevas realidades, como Nokia, Xerox o Kodak. Si no lo han hecho, es porque no han fomentado la innovación ni la creatividad.

¿Cuáles son los mayores desafíos que frenan el potencial de innovación en este momento?

En la superficie, podemos ver mucha innovación y creatividad, pero de manera aislada. La creatividad y la innovación requieren un pensamiento más amplio, a gran escala. Cada vez se erigen más muros, como el Brexit o lo que está sucediendo en los Estados Unidos: por un lado, estamos diciendo que no se puede sobrevivir sin innovación y creatividad y, por otro lado, estamos hablando de más fronteras, de una visión más cerrada. Hay un cambio a nivel macro que nos dice que no podemos vivir sin ellas, y hay otro cambio a nivel macro que dice que no podemos desplegarlas.

Además, a nivel micro, vemos síntomas que indican falta de creatividad e innovación: como despidos, estrés y presión. No se puede trabajar con personas estresadas y querer que hagan una labor creativa e innovadora.

¿Cuál es el ambiente de trabajo óptimo para fomentar la innovación?

Un poco de estrés siempre es bueno, pero el estrés excesivo se vuelve contraproducente. Las empresas innovadoras saben que pueden tener lo mejor de otros recursos, pero si los recursos humanos no tienen capacidad inventiva y de creación, no hay manera de que se pueda hacer algo nuevo o diferente.

¿Cuáles son las mejores estrategias para ayudar a desarrollar la innovación?

Reconocer y fomentar la innovación no es algo que pueda hacerse de a poco. La alta dirección debe creer en ella y asegurarse de que tanto la cultura de la empresa, como las recompensas y el reconocimiento fomenten la innovación.

En términos de cultura, se debe tener en cuenta las necesidades de los colaboradores creativos y los factores que los motivan. Los investigadores y creativos pueden necesitar ambientes más flexibles, más relajados (los cafés Google, por ejemplo), plataformas de discusión más amplias (como Google Moderator), mayores tiempos de resultado y objetivos en evolución. Además, las políticas de la empresa para proporcionar fondos de investigación y carreras profesionales para los investigadores también pueden constituir un apoyo para la innovación. 

En cuanto a las recompensas, preguntarse si las empresas tienen políticas para incentivar los resultados de la investigación, tal como se hace con los ejecutivos de ventas y marketing con objetivos de ventas, es clave. Y los incentivos, ¿son comparables con los logros alcanzados por estas innovaciones? La respuesta es NO. ¡Muchas empresas se jactan de alentar a sus colaboradores dándoles 500 dólares por cada idea creativa que tengan! ¡Y otras vinculan el incentivo al salario básico del colaborador! Los planes de incentivos deben rediseñarse y sus recompensas deben estar vinculadas al valor generado por cada idea concebida.

A fin de cuentas, el reconocimiento tiene un costo muy bajo para las empresas, pero los resultados son formidables, especialmente cuando se lo combina con recompensas. Algunas empresas comparten regalías con los inventores, otras otorgan primas muy atractivas. La clave reside en comprender que los colaboradores creativos que fomentan la innovación son una raza aparte, por lo cual, las empresas deben esforzarse por entender qué motiva a estas personas, para luego diseñar programas de beneficios e incentivos que sean un estímulo para ellas.

Descargar guía

Comentarios