Fomenta el bienestar de tus colaboradores con un programa que incentive estilos de vida saludables

Escrito por: Rodrigo Fuentes

Fomenta el bienestar de tus colaboradores con un programa que incentive estilos de vida saludables

Como líder de la empresa debes asegurarte de que tus colaboradores estén bien, dentro y fuera del lugar de trabajo.

Un programa que promueva hábitos y un estilo de vida saludable y entregue a los trabajadores herramientas que mejoren su bienestar es una solución adecuada para lograr ese objetivo.

¿Qué es un hábito y estilo de vida saludable?

Según explica la Organización Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (FAO) en su guía “Alimentarnos bien para estar sanos”, son todos los aspectos que influyen en una vida sana, como el peso corporal adecuado, suficiente actividad física, buena higiene personal y un ambiente limpio.

Una solución que promueva el cuidado y el desarrollo de estos hábitos debe abordar cuatro variables que influyen directamente en la calidad de vida, tanto personal como laboral:

1.Hábitos de vida

2.Salud

3.Compromiso

4.Equilibrio

En resumen, en materia laboral un programa de estilo de vida sano debe corregir malos hábitos, anticipar y prevenir problemas de salud, aumentar la satisfacción personal y la motivación de los colaboradores, y promover las buenas relaciones para que la persona alcance un equilibrio laboral y familiar.

Conseguir estos objetivos incide favorablemente tanto el clima laboral como los niveles de desempeño de los trabajadores.

 

¿Cuáles son los beneficios de un programa que incentiva estilos de vida saludables?

Mejores relaciones laborales

Según evidencia el último Índice de Calidad de Vida Laboral de Sodexo, a los trabajadores chilenos les importa cada vez más trabajar en un ambiente de confianza, respeto y compañerismo.

Es decir, las relaciones laborales sanas son tan importantes para ellos como recibir un sueldo justo, ser reconocidos por su trabajo y desarrollarse profesionalmente en la empresa.

Un programa de bienestar enfocado en vida sana ayuda a construir, mantener y fortalecer la relación entre colaboradores y líderes. Al ver que existe oficialmente un esfuerzo por mejorar su calidad de vida, los trabajadores se sentirán apreciados y considerados. Este reconocimiento influirá positivamente en sus niveles de satisfacción laboral y moral.

Disminución de enfermedades y estrés

Un ambiente laboral negativo y estilos de vida deficientes contribuyen a enfermar a cualquier trabajador. No debe extrañar entonces que aumenten los números de licencias médicas y tasas de ausentismo laboral si la empresa descuida ambas variables.

Si bien un programa de incentivo de vida sana se enfoca en aspectos técnicos -vida sedentaria, ergonomía, malos hábitos alimenticios, factores de riesgos psicosociales-, sus resultados pueden impulsar los esfuerzos de mejorar el clima laboral que realice el área de Recursos Humanos. Mejoras en los hábitos de vida de las personas se traducen inmediatamente en menores niveles de estrés, dolencias físicas y problemas de salud.

Mayor compromiso y mejor reputación

Cuando la empresa implementa un programa de incentivo de estilo de vida sana, este bienestar se refleja tanto dentro como fuera del lugar de trabajo. El colaborador comunicará su satisfacción laboral a su círculo cercano, mientras que la comunidad que rodea a la empresa notará el positivo desarrollo de su ambiente. Además, si el programa conecta a la empresa con prestadores de productos y servicios de estilo de vida sano como gimnasios, restaurantes, tiendas, y espacios de entretenimiento, la empresa hará visibles sus esfuerzos y creará una dinámica positiva para su reputación social. 

Aumento de competitividad y productividad de la empresa

El colaborador pasa más de 50% de su tiempo en el lugar de trabajo. Aún así, lo que pasa fuera de éste influye en su rendimiento también. Por eso un programa que incentive estilos de vida saludables debe alinear las tres áreas que componen la vida de una persona:

-Familia

-Trabajo

-Salud 

Equilibrar estas áreas dentro de una solución es un desafío, puesto que se requiere conocer en mayor detalle cómo es la vida del trabajador. Por ende, es preciso que el área a cargo de gestionar este bienestar investigue en profundidad cuáles son los hábitos del trabajador y su familia en:

-Hábitos alimenticios

-Actividad física

-Salud mental

-Hoja de vida de salud

Conclusión

Instalar un programa de mejora de calidad de vida laboral en la empresa es una estrategia ganar-ganar para todos los participantes. 

Genera ventajas tanto para el negocio como para sus colaboradores, al promover estilos de vida y hábitos sanos que impactan directamente en los niveles de desempeño y productividad y reducen las tasas de ausentismo y estrés.

Como resultado, la empresa ofrece un ambiente laboral saludable que promueve las relaciones, actitudes y comportamientos laborales positivos y de largo plazo.

Ebook la importancia de motivar e inspirar a tus colaboradores

Comentarios